top of page
  • Foto del escritorJorge B

LA IZQUIERDA NO TIENE UNA IDENTIDAD CLARA


Jorge Garcés B.



Para nadie es un secreto que las elecciones para elegir alcaldes y gobernadores en las principales ciudades del país fueron un plebiscito en contra de Gustavo Petro, porque los escaños para concejales, diputados y ediles obedecen a una dinámica distinta. Lo cierto es que el plebiscito también fue en contra de las administraciones de Daniel Quintero en Medellín, Claudia López en Bogotá y Jorge Iván Ospina en Cali. Dejo por fuera de la ecuación a Barranquilla, porque allá se mantuvo la derecha con el clan Char a la cabeza. Mejor dicho, los clanes políticos de la costa Caribe y del Valle del Cauca también le dieron sopa y seco al Pacto Histórico.


Esto significa, por ejemplo, que habrá más presión para Gustavo Petro en materia de seguridad desde las principales urbes y muy posiblemente la continuación de un plan tortuga en el Congreso. De cualquier modo, ojalá el presidente entienda que debe concentrarse más en resolver los problemas del país y no preocuparse tanto por Ucrania o la Franja de Gaza. En otras palabras, el primer proyecto político de izquierda en la historia reciente del país perdió el apoyo de buena parte de las capas medias citadinas, aunque Colombia vote de una manera para las presidenciales y de otra forma para las elecciones territoriales.


Lo cierto es que el Pacto Histórico sigue sin poder convertirse en un partido único. Todo lo contrario, pasó de seis partidos a acobijar trece organizaciones políticas. Esto deja en evidencia que la izquierda democrática en Colombia sigue sin saber cómo ponerse de acuerdo. La pregunta es si Gustavo Petro representa una nueva izquierda capaz de superar esta dificultad histórica para no ser flor de un día. En otras palabras, si la izquierda quiere perdurar en el tiempo, debe despersonalizar su proyecto político y no volver a descuidar las regiones. De lo contrario, morirá en el 2026.


El problema es que la izquierda llegó a la Casa de Nariño con la bandera de hacer política, pero con ética y terminó haciendo lo mismo que los políticos tradicionales. Además, pareciera no entender que, para plantear un modelo de país distinto, debe dialogar, concertar y construir acuerdos con fuerzas políticas contrarias a su ideario. Por eso la sensación de desgobierno y anarquía, porque una cosa es criticarlo todo desde un atril y otra muy distinta gobernar. Los discursos por sí solos no cambian el rumbo de la historia.


Dicho de otro modo, la izquierda sabe pensar, pero todavía no sabe cómo hacer para que los ciudadanos vivamos mejor. Por si fuera poco, el progresismo en Colombia tiene una fijación con el expresidente Álvaro Uribe y eso les da votos, pero no los deja progresar. En otras palabras, la izquierda sin la derecha no tiene una identidad clara.


Ahora bien, es muy posible que Claudia López sea quien termine por dividir a la izquierda en aras de las presidenciales del 2026; porque el voto de opinión de las capas medias citadinas lo recuperó el Centro Democrático. Así que, Germán Vargas Lleras no la tendrá nada fácil con los precandidatos presidenciales del uribismo.


Por otro lado, el Nuevo Liberalismo se perfila como un actor importante para dentro de dos años y medio, porque el exalcalde Daniel Quintero quedó muy maltrecho y Gustavo Bolívar es más talentoso escribiendo sobre prepagos y narconovelas. Al mismo tiempo, es cierto que a Rodrigo Lara no le fue bien en Bogotá, pero es un joven valioso si dejara de ser tan conflictivo. En conclusión, en las pasadas elecciones territoriales, el centro se corrió a la derecha y la derecha va rumbo hacia la extrema derecha.


LANZA LLAMAS. Es inverosímil que debido a la resolución 2013 del 2020, donde se establece un límite de sodio por cada 100 gramos en productos de consumo, hayan prohibido la importación y la comercialización de la Mostaza Dijon. ¿Por qué no le aplicaron el “impuesto saludable”? Definitivamente Colombia es un país de leyes y de leguleyos, donde escasea la sensatez, la legalidad y ahora escasea la Mostaza Dijon. Mientras alguien demanda esta absurda resolución, les recomiendo la Mostaza Guldens, spicy brown o marrón picante. No es tan buena como la Dijon, pero algo es algo.

71 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page