top of page
  • Foto del escritorJorge B

EL HOMBRE ES LO QUE NO ES: UN DINOSAURIO QUE ESCRIBE POEMAS


Jorge Garcés B.



Para perdurar en los tiempos de hoy se requiere de una redefinición de lo eterno. Hay que recuperar a la historia para el lenguaje y a la expresión artística para la denuncia, la referencia histórica, la deconstrucción y la recreación de todas las cosas. También hay que reforzar el diálogo intercultural para alcanzar un mestizaje pacífico o la “paz mestiza”. Entre otras cosas, porque el ser humano es una sola raza y el planeta Tierra un corredor biológico.

Asimismo, debemos entender que la “verdad” es un acuerdo temporal con base en horizontes comunes. De igual manera, se vuelve urgente dimensionar la “pereza filosófica” alrededor de la “utilidad social” como concepto que no trasciende y que tampoco nos permite trascender.


Sin embargo, comprender el mundo de hoy requiere de tanta calle como de lecturas o unidades de análisis; de tanto sentido común como de consciencia histórica; de tantas redes sociales como de tacto y diálogo; y de tanta visión de futuro como de ilusión óptica, para interpretar y encontrar respuestas sobre lo que acontece y no acontece.


Por ejemplo, desde la moral, tal y como la conocemos, ya no es posible aproximarse a “otro futuro” y a “otra historia” que abrace los hechos de un mundo circularmente cruel, problemático y abyecto. Además, “el pensamiento se está debilitando” y pareciera que la historia estuviera reiniciándose o convirtiéndose en historieta. Por si fuera poco, la Inteligencia Artificial llegó para cambiar el rumbo de las cosas y cuestionar el dominio del hombre sobre un puñado de republiquetas sin filósofos o poetas y sin metáforas, metafísica o quimeras.


Desde este punto de vista se construye la modernidad, pero asimismo se destruye su lógica. De igual forma, las complejidades del pensamiento se están quedando sin fundamentos, “perspectivismo” o criterio para revivir la historia y liberar el mensaje de que “sin muerte no hay ser” ni sentido de vivir la posmodernidad. Es decir, el “mientras tanto” del “último hombre”.


Por otro lado, la hermenéutica se ha convertido en una alternativa ante el talante absolutamente democrático que tiene la muerte y frente a las implacables, inmóviles y frías “jaulas de acero”, donde reposan la moral, la razón y la ideología del hombre occidental. Por eso Vattimo y Boaventura de Sousa coinciden en que la posmodernidad representa el momento del sur y el de las culturas latinas; porque los “saberes del sur” merecen la misma “dignidad” que el conocimiento científico occidental. Entre los “saberes del sur” está, por ejemplo, el hombre feliz y el alma que goza o aprende a gozar.


Lo cierto es que hoy no existe unidad en la historia ni unidad para progresar. Esto explica la crisis sistémica y la necesidad hermenéutica de incluir todo lo que el hombre comunica en una sociedad plagada de interrogantes y de falsas certezas.


Los medios de comunicación o la “mass media” concentran el “gran relato” sobre una visión del mundo para el “hombre que todavía es esclavo” de los tranquilizantes. Es decir, que es esclavo de un falso sentido de la realidad y de las cosas. De todos modos, para los problemas de la democracia más democracia y para los problemas de los medios de comunicación más medios de comunicación e Internet es un universo para ello. Los medios de comunicación son los nuevos “centros de historia”. Son espejo o espejismo, reflejo o voluntad y sombra o luz del hombre y su comportamiento en la “sociedad-laboratorio”.


Es cierto que los “aparatos ideológicos del sistema” construyen fábulas de un hombre y una realidad que no existe. Y que elaboran narrativas para encubrir los intereses de una élite que concentra el poder político y económico de las sociedades. Por eso Nietzsche tenía razón, “no se puede vivir sin neurosis”, a pesar del “círculo hermenéutico” que se nos plantea como solución; porque ya no es suficiente con desenmascarar la fábula o cazar el mito, si no replanteamos nuestro lugar con relación a la manipulación de la masa.


Ya no basta con estudiar al hombre y a los medios de comunicación. Ambos están bastante bien estudiados. Debemos formar hombres y mujeres integrales para que desde distintos campos de acción ayuden a organizar a las sociedades. El mundo está necesitando más vida como la que tenemos en el sur y menos demostraciones científicas del hombre blanco.


En síntesis, el hombre primero extraña y luego se identifica para ser entre los otros, como los otros o contra los otros; y para poder seguir soñando, pero entendiendo lo que sueña y por qué lo está soñando. Este es el “superhombre” de Nietzsche. El hombre libre, problemático e ilustrado que ha perdido su fuerza, naturaleza y aspecto determinante por tratar de ser Dios, ciencia y objeto de la ciencia, pero sin una verdadera transformación. El hombre es lo que no es. Un dinosaurio que escribe poemas.


LANZA LLAMAS. Según la Misión de Observación Electoral (MOE), “83 municipios presentan riesgo extremo por coincidencia de violencia y factores indicativos de fraude electoral. Chocó, Nariño, Antioquia y Cauca son los departamentos que concentran la mayor cantidad de municipios en riesgo extremo para las elecciones del próximo Domingo”. ¡A votar!


DOCUMENTO DE REFERENCIA Y/O CONSULTA:


VATTIMO, GIANNI. “La sociedad transparente”. Ediciones Paidós I.C.E. de la Universidad Autónoma de Barcelona - 1990.

42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

CAOS

Comments


bottom of page